Adiós, etcétera

26 02 2015

Aquí tenéis el primer párrafo de mi artículo de hoy:

Lo que vimos en el Hemiciclo no fue sólo a un presidente del Gobierno a quien la oposición, cual gota malaya, fue sacando de sus casillas, como han divulgado acertadamente los medios, tan poco habituados a verle perder sus flemas y otros humores. Lo que también vimos fue al soberbio, despreciativo, elitista y muy peloteado y aclamado por los suyos Mariano Rajoy, tratando por fin a la oposición, de viva voz y ya no sólo mediante ausencias y huidas, tal como ha venido tratando a los españoles desde que empezó a mandar.

Enterico, en eldiario.es, como cada jueves.



Un poco de lectura

25 02 2015

Para ver cómo retrocedemos:

Aquí elplural

Y aquí, el BOE

Buen provecho.



El griterío (in)significante

19 02 2015

He aquí un fragmento de mi artículo de hy:

Viejos aparatos de partido, comportamientos cancerígenos, burócratas con el culo-lapa apegado al asiento y sus privilegios. Excusas de malos pagadores, pufos al descubierto, un PP que da lecciones, un PSOE en estado de naufragio que no cesa, una IUCM que abochorna, candidatos elegidos en ilusionadas primarias obligados a la huida libre porque les hacen la vida imposible… Mientras, lo nuevo, que sin duda existe, exhibe también vicios antiguos –soy una víctima, la culpa es de los demás–, aunque personalmente no caeré en la trampa de creer que todos son igual de ladrones pero, a lo peor, sí todos, igualmente, nos creen tontos. Y de eso, nada.

 El resto, como cada jueves, en eldiario.es


Quién nos ha visto y nos ve

5 02 2015

Aquí tenéis un parrafico de mi colu de hoy:

Que un pacto de Estado que establece de hecho la cadena perpetua sea considerado en virtud de los réditos políticos que puede proporcionar, es un pensamiento que me ofende como ciudadana de la democracia a la que quise pertenecer

 Entero, como cada jueves, en eldiario.es


Relato de ficción con calzador y tiesto

29 01 2015

Os dejo un párrafo de mi artículo de hoy:

En una de las estanterías de mi casa, entre libros, como es natural, reposa un bello objeto que me regalaron hace tiempo. Se trata de un calzador de acero inoxidable, en forma de zapato femenino con tacón de aguja, de diseño etéreo pero de masa contundente: fuerte, potente y fácil de agarrar para calzarte sin tomar asiento y especialmente indicado, también, para utilizarlo como arma defensiva, tanto si quieres darle al posible intruso que te viola la intimidad en la sien con el femenino tacón, como si deseas hundirle la cúpula de los sesos con el talón, o hacerle callar metiéndole la punta por la boca.

 Entero, en eldiario.es, como cada jueves.